Dentro de un proceso de selección, la etapa de entrevista debería ser lo más parecido a un tiempo de enamoramiento entre la empresa y tú. Te hacen preguntas para aprender más sobre tus habilidades y logros. También tienes la oportunidad de impresionar al entrevistador con TUS preguntas, además de aprender más sobre lo que realmente es trabajar allí, por supuesto.

Si bien es cierto, nos hemos formado pensando que un proceso de entrevista es más un cuestionario a responder que una conversación.  En un mundo tan competitivo como el de hoy, el que destaca es el que independiente de su posición muestra un interés por la empresa, por los retos del puesto, por los desafíos de la industria a la que quiere pertenecer.

Comparto contigo 20 preguntas que podrías hacer para el momento de la entrevista. Observa cómo cada una está diseñada para recopilar detalles sobre cómo hacer el trabajo y aprender más sobre la cultura y el entorno de la organización. Asegúrate de plantear la pregunta adecuada a la persona correcta. Es poco probable que la persona de recursos humanos, cuya responsabilidad es evaluar y validar tu verdadera experiencia y personalidad y que posee sólo una idea general del puesto, responda las preguntas técnicas y los detalles de la posición o del área. Verás que hay otras preguntas que son ideales para el gerente de línea.

Toma en cuenta algunas cosas: 1) Unas preguntas son pertinentes a partir de la segunda entrevista en adelante ya que podrían sonar muy agresivas dichas desde un inicio y 2) dependiendo de la posición en la que te encuentras algunas preguntas no son aplicables a tu puesto, sin embargo te puede brindar algunas ideas para armar tus propias preguntas y marcar una diferencia en tu próxima entrevista.  Recuerda que si sólo vas a responder el cuestionario serás un candidato más.

Descarga acá gratis las 10 preguntas más frecuentes de una entrevista de trabajo.

Revisa la lista y ten por lo menos 5 a 8 preguntas en mente para llevar a la entrevista.

  1. “¿Cuáles son los mayores retos que enfrenta la organización en el corto y mediano plazo?”
  2. “¿Cuáles son las grandes metas para esta posición?”
  3. “¿Cuáles son sus principales preocupaciones que deben abordarse de inmediato en este trabajo?”
  4. “¿Qué metas u objetivos deben alcanzarse en los próximos seis meses? ¿El próximo año?”
  5. “¿Cómo describiría la cultura corporativa aquí?
  6. “¿Cuáles son algunas de las habilidades y capacidades que considera necesarias para que alguien tenga éxito en este trabajo?”
  7. “¿Cómo se medirán mis responsabilidades y mi desempeño? ¿Por quién?”
  8. “¿Cuáles son las responsabilidades diarias que tendré en este trabajo?”
  9. “¿A quién supervisaré?”
  10. “¿Cuáles son las áreas en el trabajo que le gustaría mejorar?”
  11. “¿Cuál es la política de la empresa sobre la provisión de seminarios, talleres y capacitación para que los empleados puedan mantenerse al tanto de sus habilidades o adquirir nuevas habilidades?”
  12. “¿Con qué presupuesto opera este departamento? ¿Se ha cambiado en el último año, y si es así, cómo?
  13. “¿Existen restricciones o recortes planeados que reducirían ese presupuesto?”
  14. “¿Hay alguna debilidad en el departamento sobre la cual se está trabajando?”
  15. “¿Podría describirme su estilo de gestión y el tipo de colaborador que trabaja bien con usted?”
  16. “¿Qué nuevos esfuerzos está llevando a cabo en la compañía?”
  17. “¿En qué áreas del trabajo le gustaría ver mejoras con respecto a la forma en que la persona anterior realizó estas tareas?”
  18. “¿Podría describirme el ambiente de la oficina?”. (Con esta pregunta, estás buscando pistas sobre juegos políticos, la presión y el nivel de estrés).
  19. “¿Cómo describirías la política de la empresa?”
  20. “¿Dónde está la persona que anteriormente ocupó este trabajo?” (Si fue despedido, intenta saber por qué; si fue ascendido, a dónde fue; si es un trabajo de nueva creación, ten una mejor idea de por qué se creó).

 

El objetivo es mantenerte enfocado en el trabajo, los deberes y/o las oportunidades. Recuerda que una estrategia clave es no hacer preguntas sobre salario o beneficios. El mejor momento para cubrir esos temas es después de que te hayan ofrecido el trabajo (aunque lo más seguro es que ellos lo hagan antes).  Lo más importante es lograr enamorar y generar la siguiente cita :)