Muchas veces nos preguntamos si buscar trabajo en el verano es una buena decisión o si estamos perdiendo el tiempo.  De hecho, muchas personas deciden no buscar trabajo en esta época bien porque sienten que no hay oportunidades y las empresas no abren posiciones en el verano o porque ellos mismos quieren también tomarse su verano.

 

Si tú no tienes tiempo para esperar estos próximos meses y necesitas un trabajo YA, te invito a que evalúes lo siguiente:

 

Normalmente las empresas hacen su planeamiento estratégico para setiembre/octubre.  Para noviembre, por lo general, éste está cerrado por lo que diciembre es un mes de poner la casa en orden aprovechando el cierre de año.  Se producen muchos despidos (alineados con el plan del siguiente año) y va quedando todo listo para recibir el próximo año e implementar la estrategia definida. Por lo general para enero se empiezan a evaluar las nuevas contrataciones.  Para febrero/marzo las posiciones ya están abiertas, cerrándose normalmente en marzo/abril.

 

Estas son por supuesto grandes generalidades, pero ¿qué es lo que pasa?  Empiezas a escuchar que contrataron a X o Y personas en abril/mayo y piensas, “¡Claro! En el verano no contratan”  y validas lo que pensabas.

 

La verdad de esto es que este proceso de contratación se inició muchísimo antes de que te enteraras. Esa persona que contrataron estuvo en vitrina desde mucho antes, desarrollando su red de contactos, trabajando su perfil profesional.  Haciendo lo que tiene que hacer para no dejar que la ola se pase.

 

En conclusión:  

Es cierto que normalmente escuchamos que las contrataciones se producen a partir de abril.  Damos por sentado que este trabajo se inició un par de semanas antes, perdiendo de vista que el proceso se inició muchísimo antes.

 

¡Piénsalo!  Entre que Recursos Humanos se puso de acuerdo con el área a cargo sobre el puesto y el perfil,
entre que abrieron la posición y empezaron la búsqueda, pasaron por todo el proceso de entrevistas, selección y cerraron la posición…  Por lo menos pasaron varias semanas que tú te perdiste de estar en vitrina, de que tu nombre surgiera como una opción interesante.

 

Si a esto le sumamos que en el verano la “competencia” es mucho más baja porque muchos que están en búsqueda de trabajo deciden tomarse el verano con calma, entonces estás perdiendo una gran oportunidad.

 

¿Quieres encontrar un trabajo lo antes posible?  No bajes la guardia y haz las cosas al revés del resto.  Trabaja tu propuesta profesional, esta época te dará una ventaja competitiva valiosa. ¡Aprovéchala!

Lee este artículo con algunos tips para manejar tu búsqueda en el verano.