A lo largo de mi carrera tanto en el mundo laboral así como coach ayudando a profesionales, he notado que saber cómo venderse en una entrevista de trabajo es una de las cosas que más cuesta.

 

Es natural. Si bien has pasado mucho tiempo en una empresa “vendiendo” productos o servicios de la empresa o vendiendo proyectos, ideas o iniciativas, ahora te toca venderte, como producto.  ¡Y esta es otra historia!

 

Y es cierto, para algunos puede ser muy incómodo hablar de logros y habilidades personales.

 

Pero cuando llega el momento de la entrevista laboral, tienes que ir por todo. Tu venta personal es parte de la estrategia de marketing para conseguir el puesto que deseas.

 

Consejos para venderte con un reclutador

 

Sin perder la naturalidad, piensa en lo que vas a decir de forma detenida y exprésalo con fluidez y elocuencia.

 

Como con cualquier otra estrategia, es importante que te prepares con anticipación. Puedes practicar algunas conversaciones con viejos colegas, amigos y familiares. Ensaya responder preguntas incómodas y grábate para luego oírte e ir mejorando tus respuestas.

 

>>>Artículo relacionado: Prepárate para cada tipo de entrevista laboral<<<

 

Para tu próxima entrevista laboral, practica algunas de estas técnicas:

 

1. El registro

 

Observa a tu entrevistador y dirígete a él/ella de forma natural, profesional y amable. Si el reclutador es más joven que tú, tratarlo demasiado formal quizá te ponga en una situación de desventaja e inferioridad. Trátalo de igual a igual sin perder el respeto.

 

2. La gesticulación

 

Tu poder de comunicación está en tus palabras. Evita el movimiento excesivo de las manos y mantén siempre un gesto neutral en tu rostro. Sonríe y evita caer en expresiones exageradas.

 

3. Muletillas

 

No te preocupes, todos las tenemos. Son pausas que usamos para pensar. Pero si las usas mucho, el interlocutor puede inferir que estás nervioso o inseguro. Durante tu preparación, identifícalas y trata de reemplazarlas por pausas en silencio.

 

4. Utiliza keywords

 

Internamente tú sabes qué es lo que tu entrevistador quiere escuchar. Utiliza esas palabras claves para lograr empatizar y conectar. Por ejemplo: si vas a usar la palabra “problema”, acompáñala con una solución o resolución para causar un impacto positivo en quien te escucha.

 

5. Escucha de forma activa

 

En situaciones de nervios o ansiedad, nuestro cerebro nos suele minar de distracciones e irse por las ramas. Toma mucha conciencia de esto y mantente enfocado. Presta doble atención a las preguntas del interlocutor y a lo que está infiriendo con sus palabras. Y aquí de nuevo, si te preguntan por algo negativo, es probable que debas cambiar la polaridad de la respuesta y contestar de forma positiva.

 

6. Sé breve y específico

 

Responde lo justo y necesario. Sólo si el reclutador te solicita que ejemplifiques o que te explayes, hazlo. Cuídate de no adueñarte de la conversación, pasa todo el tiempo. De no caer en repeticiones, al entrevistador le interesa saber cómo te desenvuelves.

 

>>Artículo relacionado: No saber venderte, un gran freno en tu carrera<<<

 

Seguridad ante todo

 

Para venderse en una entrevista de trabajo, la clave está en la práctica. Eso te dará la confianza que necesitas.

 

Lo más importante es que confíes en ti, que seas elocuente, natural y hables con seguridad. Convéncete de que tú eres el mejor producto que ellos pueden comprar y ve a esa entrevista para demostrarlo.