¿Te has preguntado alguna vez cómo puedes encontrar tu plenitud laboral?

 

Pasan los días, los meses y los años y no logras sentirte pleno en tu trabajo.

 

Te sigues quedando en la posición de víctima sufriendo por todo lo que sucede alrededor. O quizás apuntas el dedo acusador a que tu situación no cambia por tu jefe, por la empresa o por las políticas del gobierno.

 

Pero en verdad, ¿cuántos de nosotros nos hacemos responsables de nuestra situación para buscar la satisfacción que tanto queremos? ¿Tomamos acción para salir de la zona de confort y apostar por nuestro bienestar?

 

Esta vida es una sola y es muy corta para estar mal.

 

Por eso es que en este artículo te traigo algunos consejos para que comiences a explorarte y a mejorar tu relación dentro del trabajo y, por qué no, fuera también. :)

 

Cómo encontrar la satisfacción laboral

 

¿Una pregunta que cambia todo?

 

En su libro “Los 4 acuerdos toltecas”, el Dr. Miguel Ruiz nos invita a explorar bajo qué acuerdos estamos viviendo y quiénes los hicieron por nosotros. Las respuestas pueden ser variadas: nuestros padres, la sociedad o la universidad.

 

Te aseguro, porque me ha pasado, que pronto descubrirás que son muy pocos los acuerdos que has hecho tú para tu propia vida.

 

Entonces, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué vida estoy viviendo? ¿La vida que yo quiero o la que otros quieren para mí?

 

Es una cuestión de decisión o de actitud

 

Me fastidió muchísimo una vez que un director en una reunión con el equipo dijo: “Nadie los obliga a estar aquí”. Pero a la vez fue una frase cierta que me hizo reflexionar.

 

Si estás en un trabajo que no te satisface y al que no le encuentras sentido, puedes optar por dos alternativas: o cambias de trabajo y decides estar solamente donde lo deseas, o cambias la actitud y tratas de ver lo bueno que hay en esa situación laboral para ti.

 

La decisión es toda tuya.

 

>>>Artículo relacionado: ¿Quién es el responsable de tu desarrollo profesional?<<<

 

La mentira de la doble vida

 

Para mucha gente existe una “vida profesional” y una “vida personal”.

 

Escucho cosas como: “Al menos sé que a mi familia no le falta nada”.

 

¿Sabes que el estrés es la causa de la mayoría de las enfermedades que afectan a los trabajadores? Cuando algo así te suceda, ¿a cuál de esas “dos vidas” crees que afectará?

 

La vida es una sola y tienes que vivirla plenamente y disfrutarla cada día como el regalo que es.

 

Valora lo grandioso de lo pequeño

 

Nos engañamos pensando que lo importante pasa por un gran trabajo con grandes responsabilidades y decisiones importantes que tomar.

 

No está mal tener aspiraciones laborales. El error está en poner toda nuestra vida a girar alrededor de ellas como si no existiera otra cosa.

 

Disfruta de esa salida con amigos, de un regalo de tu pareja o del acto escolar de tu hijo. Los tesoros más grandes están en las pequeñas cosas.

 

 

Los años pasan en un abrir y cerrar de ojos. Nuestro tiempo aquí es limitado y no tenemos nada asegurado. Es momento de que empieces a tomar las decisiones que te lleven hacia tu realización profesional y personal.