Cada tipo de entrevista laboral tiene sus propias características. Es fundamental que te prepares y seas consciente de lo que se espera de ti en cada una de ellas.

 

… Ya lo sé, hace tanto que no tienes una entrevista laboral que ni sabes cómo abordarla… es un momento importante y de mucha presión y si has llegado hasta esta instancia es porque te interesa el trabajo. Como en cualquier relación, la primera impresión es lo que cuenta y debes cuidar todos los detalles para poder concretar tu objetivo.

 

Artículo relacionado: Cómo ser el match perfecto para esa contratación

 

Es normal sentir nervios, ansiedad e incluso miedo. Parte de esto es por la propia inexperiencia. Seamos honestos: ¿cuántas entrevistas de trabajo hemos tenido en nuestras vidas? Seguramente no muchas, o al menos no tantas como las que tiene nuestro entrevistador. Y si bien es normal sentir que estamos en desventaja, recuerda siempre que la empresa también necesita de ti.

 

Por ello, siempre el mejor consejo para una entrevista laboral exitosa es que te prepares.

 

Características de cada clase de entrevista de trabajo

 

1. Según la etapa en el proceso de selección:

 

Entrevista de pre-selección: con frecuencia es breve y con preguntas genéricas. Se utiliza para aclarar cuestiones de tu CV. Es posible que también sea telefónica.

 

Entrevista de selección: es a la que estamos más acostumbrados. Te citarán para preguntarte cosas personales, detalles de tu experiencia, y para contarte sobre el puesto ofertado.

 

Entrevista final: aquí se define si te contratan o no. Te contarán cuestiones relacionadas con las demandas del puesto, condiciones salariales y laborales.

 

2. Según los participantes

 

Entrevista grupal: participan un entrevistador y varios entrevistados. Este tipo de entrevista se utiliza para evaluar tus habilidades sociales. Aquí te sugiero que participes en su justa medida y que no te sientas intimidado. Busca consensos y en la medida de lo posible, cuando te toque, busca recoger todas las opiniones y por nada del mundo seas confrontacional o en su defecto, retraído.

 

Entrevista individual o personal: es la más común. Es una o una serie de entrevistas en la que estás cara a cara con el entrevistador. Puede que varias personas te entrevisten de forma individual, por eso es importante que seas consistente en lo que dices ya que esas personas después compartirán criterios.

 

Entrevista de panel: varios entrevistadores y un solo entrevistado. Seguramente cada entrevistador pertenecerá a un sector distinto de la empresa. Mantente cordial y seguro. Actúa de forma inteligente y háblale a cada uno en su idioma y con palabras que entiendan para que todos se lleven la impresión de que tú sabes lo que haces.

 

Artículo relacionado: 20 preguntas para tu entrevistador

 

3. Según su formato

 

Entrevista estructurada: Se basa en preguntas ya estructuradas y que son comunes a todos los entrevistados. Seguramente te preguntarán sobre tu experiencia en un puesto similar, tu educación y tus intereses. ¡Ten cuidado! A preguntas pensadas hay respuestas pensadas y corres mayor riesgo de equivocarte. Aquí recurre a tus logros y a tu experiencia, y ajusta tus respuestas a los resultados que se esperan para ese puesto.

 

Entrevista no estructurada o libre: Te llevarán de forma libre y espontánea por distintos temas. Es una entrevista que fluye a manera de conversación en la que se valorarán tus habilidades de comunicación y por supuesto es re-importante tu venta personal. Prepárate para todas las posibles preguntas y así evitar improvisar.

 

Entrevista de tensión o provocación: no es tan común. Pero tengo que mencionarte que, para algunos puestos gerenciales, el empleador puede optar por una entrevista con preguntas estresantes para evaluar tu grado de tolerancia a la frustración.

 

BONUS

 

Hoy es común que las entrevistas se realicen online vía Skype. Si es así, mantén las mismas consideraciones que para una entrevista presencial: cuida tu imagen, busca un lugar que esté ordenado y en silencio, evita interrupciones y más allá de que el entrevistador no active su cámara, tú si debes hacerlo para que te vea y te conozca.