Blog

Lo que debes hacer luego de un despido

recolocación

 

Es bien conocido que ser despedido es una de las experiencias más traumáticas que un profesional puede tener. Lo sé. Lo he vivido.

 

Perder tu trabajo sin duda es un golpe muy duro. Hiere tu autoestima, tiene un impacto en tus finanzas, en tu vida en general,  y si no eres cuidadoso con tus próximos pasos puede descarrilar incluso tu carrera. 

 

Es obvio que lo primero que pensamos es cómo volvernos a subir al caballo, pero hay otros aspectos que debemos tener en cuenta también, iguales de importante y que muchas veces dejamos de lado.

¿Cómo recuperar la autoestima? ¿Con quién hablar? Cómo manejar lo que se viene? ¿Qué decir sobre el despido en tu próxima entrevista?

 

Te comparto unas recomendaciones que siempre sugiero:

✅ Tomate un tiempo.

Y con un tiempo no me refiero a meses (que tal vez no los tengas) pero sí a por lo menos días. He tenido muchos clientes que apenas fueron despedidos saltaron inmediatamente a buscar trabajo y lo único que consiguieron fue que su autoestima se dañe aun más.

 

Es importante que tomes unos días para sanar, incorporar lo sucedido y entender cómo te estás sintiendo. Tu objetivo es recuperarte. No tomes grandes decisiones en esos primeros días y sin duda no saltes a buscar trabajo. Créeme que la energía se siente y no abrirás ninguna puerta si la llevas cargada a tu búsqueda.

 

 

✅ Evalua tus finanzas.

Conocer exactamente dónde estás parado financieramente luego del despido hará que puedas controlar tu estrés y ansiedad. Tuve un cliente que estaba ahogado en angustia y cuando hizo sus números se dio cuenta que tenía para vivir tranquilo 2 años. Hasta no ver esto en blanco y negro no pudo respirar.

 

Revisa tu presupuesto mensual, haz los números para saber cuánto tiempo tienes por delante para buscar trabajo y date el mayor tiempo posible. Si puedes hacer algunos ajustes, hazlos. Si vives en familia intenta hacerlos partícipes. Es importante que todos tomen conciencia de la nueva realidad.

 

 

✅ Busca con quien conversarlo

Al inicio seguramente sientas mucha rabia y resentimiento, es absolutamente natural. Es importante conversar con alguien sobre lo que te está sucediendo y cómo lo estás viviendo. Busca a alguien en quien confíes y donde puedas hacer una “descarga emocional” cuantas veces sea necesario antes de subirte al ruedo nuevamente y estar frente a reclutador o potencial empresa contratante. Créeme que si no lo haces esto, tus emociones negativas van a salir, o en el mejor de los casos se van a percibir y tu proceso de búsqueda de trabajo va a ser completamente frustrante.

 

 

✅ Prepara tu historia

Una vez que has superado tus emociones, trabaja en preparar el discurso del despido, una explicación simple que puedas contar a reclutadores y potenciales gerentes o directores contratantes. Desarrolla un mensaje objetivo y corto que no te muestre como la víctima y en la medida de lo posible alínealo con tu ex-empleador.

Cómo responder a qué te dedicas cuando estás sin trabajo 

 

Para finalizar, cuídate.  Rodéate de gente positiva, de mensajes positivos. Buscar trabajo requiere de mucha templanza emocional y es importante que en esta etapa recurras a todo lo que puedas para sostenerte: come sano, haz ejercicios, duerme bien y por nada, por nada, estés pegado obsesivamente a la computadora día y noche, tú también sabes que eso no es productivo.